Trucos para mantener tu casa fresca

casa fresca

¿Ya has notado que los días son cada vez más largos? Las temperaturas van subiendo cada día y los aires ya están a pleno rendimiento. Pero, ¿y si no contamos con un equipo de aire acondicionado? En Assista Home te enseñamos a mantener tu casa fresca. Verás como es fácil. 

Cómo mantener tu casa fresca

  • Protege tu vivienda con toldos y persianas. El objetivo es crear sombra en la casa. Los toldos tienen la ventaja de que permiten que entre la luz pero no los rayos solares. Sin embargo, las persianas no permiten la entrada de luz y son recomendables en estancias donde el sol entra de forma directa. Por otro lado, mantén las persianas bajadas en las zonas y horas de más insolación.
  • Pinta los techos y paredes exteriores con colores claros, ya que reflejan la radiación solar y calientan menos el espacio de las habitaciones.
  • Que el ventilador de techo gire en sentido contrario a las agujas del reloj. El ventilador de techo tiene que ajustarse dependiendo de la estación. En verano es conveniente que vaya en sentido contrario a las agujas del reloj y a mayor velocidad. Así se consigue que la corriente que se genere cree una brisa que proporcione mayor frescor a tu hogar.
  • Una buena ventilación en las horas sin sol. Si ventilamos bien la casa por la noche, conseguiremos que el calor acumulado durante el día se libere. Por otro lado, mantener las puertas interiores abiertas ayudará a generar corriente dentro de la vivienda.

casa fresca

  • Utiliza bombillas de bajo consumo. Este tipo de bombillas emiten menos calor y además consumen menos energía.
  • Apaga los aparatos electrónicos que generen calor. Para mantener la casa fresca es conveniente apagar los aparatos electrónicos que generan calor. Por ejemplo, los ordenadores pueden alcanzar hasta 60º. También conviene reducir el tiempo de cocción de la vitrocerámica y el horno. Así, además, Este truco, reducimos el consumo de energía.
  • Enciende el extractor del baño y de la cocina. Estos aparatos absorben el aire caliente acumulado. Cuando lo hagas, tienes que cerrar puertas y ventanas para que no absorba también la corriente fría generada.
  • Evita el vapor. Para ello puedes evitar cocinar, planchar o lavar en las horas de más calor. Debes, además, reducir el consumo de agua caliente moderando la temperatura cuando te duches o friegues los platos, por ejemplo.
  • Usa telas suaves y claras, preferiblemente blancas, sobre cálidas. Si es necesario retira alfombras durante la temporada.
  • Decora tu casa en plantas. Además de ser un elemento decorativo, las plantas ayudan a crear un ambiente fresco dentro de la casa al generar oxígeno. No te olvides que en verano necesitan ser regadas con más frecuencia.
  • Hidrátate a menudo. Para ello toma bebidas o alimentos fríos. Una buena hidratación o el consumo de alimentos fríos ayudará a que te sientas más fresco. Hay otros trucos como elegir ropa fresca y ligera.

De esta forma, además, conseguirás reducir tu factura de luz.