¡Una segunda vida para tus sillas!

recicla las sillas viejas

¿Tienes algunas sillas viejas de las que estás a punto de deshacerte? Revísalas de nuevo tras leer este ‘post’ y piensa las nuevas oportunidades que puedes darles. A bajo coste y con mucha imaginación podrás restaurar tus sillas.

Las sillas de hace años que conservas están esperando una restauración para convertirse en maravillosos objetos vintage. Repara las imperfecciones de aquellas que estén hechas de madera y vuelve a pintarlas. En caso de que tengan los cojines muy deteriorados, provéete de espuma de tapicería, guata y un corte de tela que se ajuste a tu estilo favorito.

Si tienes que hacer acopio de materiales, ten en cuenta que la mejor forma para cortar espuma de tapicería es utilizar  un cuchillo eléctrico. Con una pistola de grapas fija la tela y la guata al asiento de la silla. Un adhesivo en spray te servirá para mantener la plataforma de la tapicería en su sitio. Cuando vayas a pintarlas, necesitarás lija, relleno de madera, imprimación, pinturas y pinceles.

Paso por paso se trata de que retires el asiento de la silla y quites la tela así como el relleno viejo. Coloca una fina capa de spray adhesivo en la silla para colocar el nuevo relleno en su sitio. Después cúbrelo con guata y tela y grápalo a la parte inferior de la silla.

A la hora de pintar, primero es aconsejable que rellenes con masilla las imperfecciones y las lijes suavemente para eliminar todos los rastros de la pintura antigua.

Si quieres darle un aspecto envejecido de lo más moderno, sólo tienes que elegir colores como el blanco el plata, el ocre o el dorado y, a continuación darle una capa de betún de judea con un pincel. Como se trata de un líquido negro bastante espeso, puedes diluirlo con aguarrás o trementina previamente.

¡Con estos pequeños trucos podrás restaurar tus sillas y dar un nuevo estilo a tu hogar!