¡Se acabaron las cerraduras atascadas!

se acabaron las cerraduras atascadas

Las puertas que no son utilizadas con frecuencia tienden a presentar problemas con cerraduras atascadas, de forma que resulta complicado hacer girar la llave en el bombín o, incluso, simplemente hacerla entrar. Suele ocurrir en los accesos a trasteros, patios o segundas viviendas. Sin embargo, la solución es sencilla.

Cuando las llaves, o bien alguna de las partes de las cerraduras, se secan demasiado o se oxidan tenemos problemas para utilizarlas. La solución más habitual es desmontar el cajetín y impregnar de aceite las superficies que están en contacto, con ayuda de un pincel. Sin embargo, en las cerraduras poco utilizadas es fácil que el aceite acabe acumulando polvo que haga que se vuelva a producir el atasco.

Sin embargo, una buena alternativa es el grafito, un lubricante sólido que se utiliza en bisagras y engranajes y que no retiene el polvo. Normalmente, puedes comprarlo en recipientes que facilitan su aplicación en la ranura de la cerradura.

Seguramente ya sabrás que el grafito es uno de los materiales presentes en las minas de los lápices. Por ello, y en caso de urgencia, se puede utilizar un lápiz para pintar los dientes de la llave e introducirla en el bombín. Cuando vayamos a girar la llave, la cerradura se lubricará y, muy probablemente, así acabarás con pequeños atascos.

En Assista disponemos de los mejores profesionales especializados en cerrajería. Si necesitas sus servicios, sólo tienes que ponerte en contacto con nosotros a través del teléfono 900 100 045 y resolveremos cualquier problema que tengas de forma fácil y sencilla.