Cabeceros de cama: instalación y tipos de cabeceros

cabeceros de cama

El elemento con más fuerza y peso decorativo que podemos encontrar en una dormitorio de matrimonio, es por excelencia el cabecero de cama. Con los cabeceros de cama tendremos la posibilidad de cambiar radicalmente el estilo y diseño de una habitación.

A continuación, explicaremos qué cabeceros podremos encontrar según sus materiales e instalación para que encontréis aquel que más se amolde a vuestras necesidades y saquéis así el máximo partido en cuanto a decoración, a vuestras estancias y dormitorios.

Distinción entre cabeceros según su instalación

Instalación de cabeceros de cama al suelo

Los cabeceros de cama al suelo son los más habituales. Se trata de cabeceros tradicionales perfectos para todo tipo de dormitorios ya que podemos encontrarlos tanto en diseños tradicionales como modernos. Su uso es muy recomendable ya que la elección de un buen cabecero puede cambiar por completo el aspecto de un espacio convirtiéndolo en un lugar más actualizado, renovado e innovador.
Este tipo de cabeceros hará las delicias de todos aquellos que les gusten los mobiliarios compactos y decoraciones uniformes, pues estos cabeceros suelen ir en conjunto con las mesitas de noche.

Instalación de cabeceros  colgados

Si por el contrario prefieres espacios más diáfanos y livianos, menos recargados y más minimalistas, lo tuyo serán sin dudas los cabeceros de cama colgados a la pared. Este tipo de cabeceros con un detalle mínimo ofrecen un toque sofisticado y elegante a las habitaciones otorgando un diseño muy propio de dormitorios modernos y de tendencias muy actuales.
Los cabeceros colgados se presentan también como una solución para ganar centímetros en habitaciones más pequeñas al permitir al somier o canapé ir pegado completamente a la pared.  

Distinción de cabeceros según material

Cabeceros de madera

Son los cabeceros más populares, los más vendidos y utilizados. Están disponibles en mil y un diseños, formas y tipos de madera. Puedes encontrarlos de casi cualquier color y descubrirás tantos estilos que su combinación con el mobiliario será prácticamente inagotable.

Cabeceros de forja

Los cabeceros de forja son sinónimo de elegancia y romanticismo. Son muy demandados por aquellos que buscan dar a su casa un toque de estilo y sofisticación. Entre los más buscados se encuentran la forja rústica, mínima y sencilla.

Cabeceros tapizados

Cabeceros más informales formadas por una tela acolchada que bien podría ser de algodón, piel o cuero. Dan un aspecto acogedor, íntimo y familiar a la estancia y están disponibles en todo tipo de colores y en diseños lisos o con patrones.

Cabeceros de tela

Son uno de los tipos de cabeceros más sencillos, constan de una barra superior y un tela decorativa. Es la opción más económica y personalizable (puedes seleccionar el color de la tela, estampado, patrón, textura…) Incluso si eres manitas, puedes atreverte a hacer tu propio cabecero de tela.

Como ves, existen multitud de cabeceros disponibles por lo que encontrar el que más se adapte a ti y tu estilo, será cuestión de tiempo.

Si finalmente decides añadir un cabecero a tu dormitorio o cambiar el que ya tienes, puedes ponerte en contacto con nosotros y solicitar un servicio para instalar cabecero de cama a precio cerrado y sin sorpresas.

Etiquetas