Configurar un control parental

Configurar un control parental

Configurar un control parental ¿realmente necesario?
La mayoría de niños y adolescentes tienen acceso a un dispositivo móvil (tablet, smartphone, pc o portátil) antes de los ocho años. Además, casi todos los adolescentes mayores de 10 años utilizan a diario el ordenador o tablet para navegar por Internet.

Los menores se conectan a Internet para revisar sus redes sociales o para buscar información sobre trabajos relacionados con el colegio o deberes. Sin embargo y aunque no sea su intención, mientras buscan esta información pueden toparse con miles de páginas con contenido inapropiado para menores de edad. Lo que separa a los adolescentes de estos contenidos son un par de clicks. Pueden acceder a ellos a través de búsquedas en Google, emails de spam que se almacenen en su bandeja de correo electrónico o enlaces compartidos en redes sociales con contenido violento o inadecuado.

En la red se generan miles de páginas web al minuto y un alto porcentaje de ellas contiene contenido inadecuado (violencia, apología del terrorismo, contenido para adultos…). Para evitar que los menores se encuentren de forma accidental o voluntaria con información de este tipo en internet nacen los controles parentales.

Cómo configurar un control parental
Una vez hayamos seleccionado el control parental que más se adapta a lo que necesitamos, tendremos que configurarlo para sacarle el máximo rendimiento. En cuanto a su instalación o descarga en el ordenador, no existe demasiada complicación ya que en la mayoría de los casos los controles parentales son aplicaciones o servicios en la nube que funcionan a través de un código o activación.

Para configurar un control parental tendremos que tener claro qué opciones necesitamos activar. Entre todas las disponibles, las más frecuentes son las siguientes:

  • Primero tendremos que decidir a qué sesión del ordenador aplicaremos los límites y filtros del control parental. Una vez decidido, en la configuración aplicaremos el control parental al usuario elegido. Para realizar estas acciones será necesaria una cuenta de administrador.
  • Un buen punto de partida para la configuración es comenzar estableciendo el límite de horas que permitiremos al menor estar conectado al ordenador. Cuando se supere el límite que hayamos marcado, la sesión se apagará.
  • Podemos seguir eligiendo los tipos de juegos y programas que podrá ejecutar el menor.

Estas son las opciones configurables más generales que encontraremos en todos los controles parentales. A parte de estas, tenemos otras opciones que por defecto aplicará el control parental: el bloqueo y filtrado de páginas web con contenido inapropiado, el registro de la actividad llevada a cabo en el ordenador y la opción de incluir en una “lista negra” las páginas que de primeras no queramos que los menores visiten.

Dependiendo del tipo de control parental que adquiramos nos permitirá configurar unas opciones u otras. En grandes rasgos, las que hemos visto más arriba son las opciones más utilizadas.
Si estás pensando en comprar un control parental o si tienes uno pero no sabes cómo configurarlo en Assista Home podemos ayudarte. Puedes contratar un servicio a precio cerrado para configurar un control parental con los ajustes, límites horarios y restricciones que nos indiques. Accede a la información del servicio en nuestra página web