Mantenimiento de las piscinas de cloro y de sal

Las piscinas de agua salada tienen ventajas sanitarias y medioambientales, además de un mantenimiento más sencillo que las piscinas de cloro. Sin embargo, todas necesitan de un mantenimiento. Te explicamos qué debes hacer para que puedas disfrutar de la piscina con total seguridad.

Mantenimiento de la la piscina de cloro

Son fundamentales las tareas de limpieza y tratamiento de agua. Presta atención:

Limpieza

  • Usa la percha recogehojas

Lo más normal es que diariamente caigan a la piscina restos de hojas, insectos… Aunque los skimmers serán los encargados de filtrar el agua superficial, deberás pasar el recogehojas. Así, impedirás que de tiempo a descomponerse antes de que pasen al cestillo del skimmer o se acumulen en él.

  • Limpia el borde, las paredes y el fondo

Pasa un cepillo fuerte desde el borde hacia fuera y aclara con la manguera.

Para limpiar las paredes y el fondo, hazte con limpiafondos y un cepillo. Evitarás que se deposite la cal, especialmente en zonas de aguas duras. Por otro lado, no te olvides de limpiar los skimmers y los filtros para que no se acumulen restos orgánicos.  Saca los cestos de los skimmers y límpialos con un chorro de agua a presión. Si el filtro es de cartucho, límpialo también con la manguera.

Tratamiento del agua

  • Mide el cloro con los equipos analizadores y corrígelo si es necesario aplicando un producto de acción inmediata. Mide también el pH y, si está por debajo de 7 aplica un elevador del pH (pH+); si está por encima de 7,6 debes corregirlo con un reductor de pH (pH-).
  • Pon la depuradora al menos 8 horas diarias. Hazlo preferiblemente por el día, para que el agua esté lo más limpia posible mientras te bañas.
  • Repón el agua desbordada: tras una semana de uso y después de la limpieza semanal de las paredes, es posible que tengas que añadir agua para reponer el nivel. Recuerda que este debe cubrir los skimmers, como mínimo, hasta la mitad.
  • Añade el cloro: si estás utilizando desinfectante semanal, repón la dosis correspondiente. Si has tenido que poner bastante agua nueva mide los niveles por si debes añadir más cantidad.
  • Aplica alguicida y antical: los primeros días son fundamentales para evitar que las algas se instalen. Tras el tratamiento de puesta a punto, aplica otra dosis. Después ya puedes espaciarla a cada 15 días. El antical es recomendable aplicarlo en aguas muy duras, de forma semanal. Con ello impedirás que se formen depósitos en las paredes, en las rejillas de los filtros y en el circuito de agua.

mantenimiento piscinas

Mantenimiento de la piscina de sal

En las piscinas de agua salada, el mantenimiento es más sencillo. Sin embargo, si queremos que el clorador salino nos dure el mayor tiempo posible para que el agua esté perfecta, deberemos revisar los niveles y limpiarlas igualmente.

  • Limpieza: Al igual que en las de cloro, deberás limpiar diariamente las hojas e insectos que se hayan acumulado en los skimmers.
  • Controla el ph: necesitarás medir todas las mañanas el pH del agua, ya que la cloración salina tiende a aumentarlo. Este debe situarse en valores cercanos a 7,2 para que resulte confortable para los bañistas y los aparatos.
    • Si el pH es bajo, el agua es ácida. En este caso, el electrodo del clorador salino se deteriora más rápidamente, el vapor de cloro aumenta y se irritan la piel y los ojos. La solución es añadir líquido elevador (pH+).
    • Si el pH es alto: el desinfectante pierde su efectividad y se consume más, proliferan las algas, también se irritan la piel y las mucosas. La solución es añadir líquido reductor (pH–).
  • Filtrado: conecta la depuradora unas 6 horas diarias. Si la medición de niveles de pH o cloro te indican alteraciones, quizás debas dejarla más tiempo funcionando.

Si estás buscando un profesional para realizar el mantenimiento de la piscina, contacta con Assista Home. Realizamos el mantenimiento necesario para su durabilidad. Solicita presupuesto gratis y sin compromiso. Antes de contratar el servicio de mantenimiento de piscinas, conocerás el precio cerrado, sin sorpresas ni sobrecostes finales.

Pide presupuesto gratis