Motivos para utilizar bombillas LED en tu hogar y cómo elegir la correcta

bombillas led

Saber qué bombilla es la adecuada para cada estancia puede ser un rompecabezas si no sabemos cómo elegir. Las bombillas LED es una de las mejores decisiones para iluminar tu hogar. Son bombillas con una duración aproximada de 40.000 horas. Mayor duración que las bombillas de bajo consumo que duran 13.000 horas o las bombillas eco-halógenas con 2.000 horas de duración.

Algunos datos sobre las bombillas LED

El funcionamiento de las bombillas LED se basa en la inclusión de diodos emisores de luz. Este tipo de iluminación supone un 80% de ahorro energético  aproximadamente, frente al 70% de las bombillas de bajo consumo y el 30% de las bombillas halógenas. Es decir, la bombilla LED es la que mayor energía consumida transforma en luz. 

Además no tienen un impacto negativo sobre el medio ambiente, como sí ocurre con las bombillas de bajo consumo debido al alto contenido en mercurio que no solo es perjudicial para el medio ambiente sino también para la salud.

En cuanto a vida útil, una bombilla LED equivale a 5 bombillas de bajo consumo y a 15 eco-halógenas. Por lo que, aunque su coste individual sea mayor, la utilización de este tipo de iluminación puede suponer un ahorro.

Menor consumo, con una vida útil más larga y, además, contaminas menos. Lo que a largo plazo se transforma en ahorro.

Otra ventaja de estas bombillas es el tiempo de encendido. Se trata del tiempo transcurrido desde que enciendes la luz hasta que la bombilla alcanza el 60% de su luminosidad. En el caso de las LED es prácticamente instantáneo.

¿Cómo elegir la bombilla LED correcta?

La iluminación con bombillas LED se puede utilizar en cualquier estancia de la casa, tanto en interior para el baño, la cocina, el salón o las habitaciones, como para exteriores. Debes saber cuánta luz necesitas y qué tipo de luz quieres. Para determinar cuánta luz necesitas en tu hogar fíjate en los lúmenes (lm) y no en los vatios (W). Los vatios nos indican lo que la bombilla consume de electricidad mientras que los lúmenes la cantidad de luz que genera.

La eficiencia de una bombilla es mayor cuando puede dar la misma cantidad de luz (lúmenes) consumiendo menos potencia (W). Una bombilla LED puede suponer un ahorro del 80% en electricidad

Existen gran variedad de colores, desde tonos rojos más relajantes, a distintas intensidades de tonos blancos recomendables para estancias de trabajo o estudio ya que favorecen la concentración y el rendimiento. Para elegir el tono de luz debes fijarte en la temperatura de color, indicado en grados kelvin (K).

Además del color de la luz, existen múltiples formatos para este tipo de iluminación: lámparas, fluorescentes, tiras, velas, etc. Puedes elegir el formato que mejor se adapte en función de la decoración de cada estancia. También puede elegir las dimensiones y potencia que necesitas.

Vistas todas las ventajas, ¿ya sabes que bombillas elegir para tu hogar?

Etiquetas