Pintar fachada exterior

pintar fachada

Es hora de dar un aire nuevo a nuestra casa! Pintar la fachada es un buen comienzo ya que así renovaremos por el aspecto de la vivienda aportándole color y mejorando su aspecto. Además, las fachadas están expuestas a las inclemencias del tiempo lo que acelera su desgaste, necesitando ser pintadas de nuevo cada tres o cinco años.

Pintando la fachada exterior, no sólo conseguiremos mejorar su aspecto sino que la protegeremos del agua, viento, contaminación y sol. Confiando en pintores cualificados, conseguiremos no sólo mejorar el aspecto de la fachada sino asegurar su durabilidad, resistencia y calidad.

Además, el pintar una fachada no sólo responde a motivos estéticos sino también debe realizarse por razones de prevención de daños. Por ejemplo, una fachada deteriorada puede facilitar la entrada de humedad en el edificio.

Quizá una de las decisiones más complicadas a la hora de pintar una fachada, sea la elección de la pintura. Cada una de ellas aportará una prestación diferente, por lo que dependiendo de lo que necesitemos nos vendrá mejor un tipo de pintura para fachadas u otro. Para saber cuál será más apta para nuestra fachada presta atención a los siguientes puntos:

Estado de la fachada: si la fachada no se encuentra en buen estado tendremos que elegir una pintura adecuada y pensada para fachadas deterioradas como por ejemplo la pintura hidropliolite que ofrece una resistencia a la intemperie de hasta 12 años de duración. Está recomendada para todo tipo de materiales excepto hierro y madera.

  • Zonas húmedas: si la casa se encuentra en una zona de lluvias abundantes será bueno escoger una pintura impermeable como pinturas plásticas para evitar las filtraciones de agua a través de la fachada
  • Zonas secas: cuando la casa está situada en lugares donde su exposición al sol es alta, se recomienda la elección de pinturas resistentes a los rayos UVA como las pinturas acrílicas al polisiloxano

Recuerda que antes de pintar una fachada es necesario prepararla adecuadamente: comprobar si tiene humedades en los muros, manchas, porosidad… para evitar estos problemas antes de pintar y eliminar por completo las posibilidades de reaparición.

El resultado de pintar una fachada quedará en gran parte supeditado a la profesionalidad de los pintores que se encarguen de la tarea. Es importantísimo contar con pintores profesionales no solo para que realicen el servicio de forma excelente sino también para que nos asesoren correctamente sobre el tipo de pintura a elegir y los métodos para tratar los síntomas que presente la fachada.