Instalar sistemas de riego: tipos de riego, ventajas e inconvenientes

instalar sistemas de riego

En esta temporada, cuidar de las zonas verdes, jardines y patios se vuelve una prioridad. Primero porque nos encanta pasar tiempo con la familia y amigos al aire libre y en un entorno cuidado y agradable. Y segundo, porque esta es la mejor época para lucir nuestro césped y disfrutar de nuestras flores y cultivos.

Bien es sabido por todos, que mantener en buenas condiciones un jardín requiere tiempo, dedicación y cariño. Sin embargo, hay que pensar en ser prácticos y automatizar el mayor número de tareas para ahorrarnos el máximo tiempo posible. En jardinería, existe una tarea indispensable que podremos programar y automatizar: el riego, gracias a la instalación de sistemas de riego.

¿Cómo podemos mantener nuestros jardines y huertos cuidados? La respuesta es realizando las labores de jardinería apropiadas, tales como podar, abonar, plantar… pero también dejándonos ayudar, en este caso con soluciones como instalar sistemas de riego automatizados.

Además, la instalación de sistemas de riego no sólo nos ahorrará tiempo sino que supondrá más beneficios:

  • Reducción de costes gracias al aprovechamiento y mejor gestión del agua
  • Riego eficaz, eficiente y localizado (el riego manual supone menos efectividad ya que sin quererlo podemos regar muros, malas hierbas…)
  • El precio de instalación de sistemas de riego es asequible y justo teniendo en cuenta sus beneficios
  • Los sistemas de riego son inteligentes y pueden programarse, automatizar tareas y detectar la lluvia
  • Sostenibilidad del agua y buen uso de los recursos naturales

Principales tipos de sistemas de riego
Antes de instalar un sistema de riego y para aprovechar sus ventajas al máximo, tendremos que pensar bien qué tipos de cultivos o jardines queremos regar y qué tipo de sistemas de riego nos beneficia más.

Sistemas de riego enterrado
Es el sistema de riego más actual y también uno de los más demandados. Consiste en introducir en la tierra una tubería perforada a una profundidad específica (máximo 50 cm). Este sistema de riego es muy eficiente porque reduce prácticamente a cero la pérdida de agua al no estar expuesto al aire. Además ofrece una mayor durabilidad y resistencia porque las tuberías no sufren el desgaste del sol y no favorece el crecimiento de malas hierbas ya que la superficie permanece seca.  

Su uso no es recomendable en zonas de aguas muy duras ya que la cal podría suponer un problema al atascar la salida del agua.

Sistemas de riego con aspersores
Los aspersores son por excelencia, el sistema de riego más popular. Posiblemente, esto sea así debido a su fácil instalación y a su alcance superior a 6 metros. Existen varias modalidades de aspersores, para grandes superficies se utilizarán aspersores, para superficies más pequeñas se elegirán difusores.

El funcionamiento de los aspersores es sencillo: se conectan a la toma de agua o grifo de la vivienda y se entierran sus tuberías en la superficie a regar. La dificultad reside en la repartición de los aspersores y la separación entre ellos para tener una uniformidad superior al 80% en todo el terreno.

Sistemas de riego por goteo
Este sistema de riego es uno de los más eficientes y sostenibles: facilita el agua por goteo de forma localizada a cada planta o cultivo. Los goteros podrás ser integrados o de botón, los primeros vienen integrados en la propia tubería y podrá elegirse cada cuántos centímetros se regará (ideal para cultivos y huertos), en el segundo tipo, nosotros decidiremos dónde se aplicará el riego, pinchando el goteró de botón en la tubería (recomendable para jardines con plantas o flores muy separadas).

Recuerda que en Assista Home contamos con un equipo de profesionales y técnicos expertos en jardinería que podrán ayudarte y asesorarte tanto a la hora de instalar sistemas de riego como asesorarte al elegir el tipo de sistema que más te convenga.

También podría interesarte