Muebles de mimbre ¡listos para el verano!

Habituales compañeros de largas sobremesas en el jardín, los muebles de mimbre aportan un toque de calidez especial a esa zona de recogimiento rodeada de vegetación que tanto te gusta. En su contra juega que las fibras trenzadas de mimbre acumulan el polvo y muchas veces no sabemos cómo eliminarlo. Te damos algunos consejos para que tus muebles de mimbre vuelvan a lucir un aspecto brillante y alegre.

En caso de que tus muebles estén barnizados, bastará con que los limpies con una limpiadora de vapor, pero si tienen un acabado natural, utiliza un aspirador para eliminar la suciedad que se haya acumulado entre las fibras.

A continuación, mezcla agua caliente y jabón en un recipiente pulverizador y utiliza un paño para limpiar todos los muebles. Si lo ves necesario, utiliza un cepillo de púas suaves para profundizar en la eliminación del polvo y asegúrate de que los pasas siempre en el mismo sentido para no dañar el mimbre.

Deja que los muebles se sequen en alguna zona donde corra el aire pero en el que no incida el sol de manera directa. Para acabar, dales una capa de barniz si lo consideras necesario y así tus muebles de mimbre quedarán como el primer día.