Piscinas para el jardín

Piscinas para el jardín

Las piscinas para el jardín se convierten en un verdadero paraíso en casa con la llegada del verano. Cuando la temperatura sube y el calor aprieta sin darnos tregua, tener una piscina en el jardín para refrescarnos nos ayuda a soportar mejor los calores veraniegos.  Y aunque a todos nos encanta pegarnos un chapuzón en la piscina y hacer unos largos de vez en cuando, decidirnos a instalar una en nuestro jardín no siempre es tarea fácil.

Los presupuestos de instalación de piscinas para el jardín nos echan para atrás en muchas ocasiones. Sin embargo, antes de fijarnos en precios y presupuestos, debemos tener muy claro qué tipos de piscinas existen y cuál de ellas se adaptan mejor a nuestro jardín y a los usos que vamos a darle.

Tipos de piscinas para el jardín

Piscinas de superficie: las piscinas de superficie son prefabricadas y desmontables. Se trata del tipo de piscinas para el jardín más asequible, además cuenta con una instalación rápida y sencilla y con la comodidad de poder montarlas en verano y desmontarlas en invierno. Estas piscinas pueden adquirirse e instalarse en el mismo día, sin necesidad de la intervención de técnicos cualificados ya que su colocación es relativamente fácil. Como requisitos sólo necesitará ser situada en una superficie plana y la realización de las conexiones de tuberías que incluya (en caso de que las lleve). Por último, tendremos que llenar la piscina con agua y conectar la bomba y filtrado.

Existen multitud de diseños de piscinas de superficie. Tenemos piscinas redondas, rectangulares, ovaladas, en madera, en hierro, en PVC… Todas estas características nos brindan la posibilidad de encontrar una muy personalizada que encaje de forma perfecta en el espacio y decoración de nuestro jardín.

¿Cuándo decantarme por una piscina de superficie?

Recomendamos las piscinas de superficie para las viviendas de segunda residencia, para casas donde los jardínes no tengan mucho espacio o para viviendas que no sintamos como definitivas. ¿Por qué? Porque una piscina enterrada supone una obra de gran envergadura, implica un mantenimiento mucho mayor y un presupuesto más elevado. Además, tienden a ocupar bastante espacio, lo que supondrá un inconveniente en jardines pequeños. Con una piscina de superficie para el jardín, nos ahorraremos obras, ganaremos en espacio (ya que podemos desmontarla en invierno), haremos una inversión económica menor y en caso de mudanza o de querer trasladar la piscina a otro domicilio, siempre podremos llevarla con nosotros.

Piscinas enterradas: este tipo de piscinas implican la realización de una obra previa a su instalación. Para la colocación de estas piscinas en el jardín, será necesaria la excavación de un agujero y la instalación del sistema de tuberías. Aunque su instalación es más compleja que en el caso de las piscinas de superficie, la ventaja principal es que tienen una vida útil superior a los 100 años.

Podremos encontrar piscinas enterradas en multitud de materiales:

  • Fibra de vidrio reforzado con plástico: la forma de este tipo de piscinas ya viene establecida. Se trata de un material muy duradero que no se rompe ni se agrieta. Esta piscina podrá ser desinstalada y colocada en un nuevo domicilio.
  • Gunite: a diferencia de las primeras, a las piscinas de gunite podremos darle la forma que deseemos. Es uno de los materiales más resistentes y duraderos. Permite acabados con gran personalización, como añadiendo por ejemplo, pinturas especiales, azulejos…
  • Hormigón: aunque menos frecuentes las piscinas de hormigón empiezan a ganar popularidad gracias a que ofrecen la posibilidad de darles la forma que queramos. El hormigón es  un material muy resistente similar al gunite que nos ofrecerá una piscina resistente, personalizada y duradera. Como desventaja encontramos que su construcción es más complicada que en el caso de las dos anteriores.

¿Cuándo decantarme por una piscina enterrada?

Recomendamos la construcción de una piscina enterrada para viviendas a las que demos mucho uso en verano y que cuenten con un jardín amplio. Estas piscinas para jardín, implican una obra trabajosa y tienen un presupuesto elevado por lo que antes de llevar a cabo su construcción tendremos que estar seguros de que daremos uso a la piscina. Del mismo modo, recomendamos pensar muy bien el lugar en el que la colocaremos y elegir los materiales de la piscina en función de la decoración del jardín o vivienda.

Si ya has decidido el tipo de piscina que más se adapta a tu jardín y necesitas contratar el servicio de instalación, en Assista Home  contamos técnicos cualificados que montarán tu piscina a precio cerrado. Tenemos servicios de montaje tanto para piscinas de superficie como para piscinas enterradas

Consultar precio montaje de piscina