Trucos para optimizar el riego en verano

como ahorrar agua

Si tienes un jardín, seguro que cada año piensas cómo puedes ahorrar en la factura del agua. Y es que cada vez los verano son más cálidos, y por tanto, más agua necesitarás. En este post te damos algunos consejos para que optimices el riesgo de tu jardín, manteniendo todo su esplendor.

Consejos para ahorrar agua 

Elimina las malas hierbas

Aunque parece un consejo básico, a menudo olvidamos que este tipo de maleza chupa recursos a nuestras plantas. Por ello, lo mejor es eliminarlas de raíz o ayudándonos de un herbicida. De esta manera, nuestras plantas podrán aprovechar cada gota de riego. 

Instala y revisa el sistema de riego por goteo 

Si no tienes este sistema, estás a tiempo. Los sistemas de riego por goteo nos ayudan a calar sin tirar agua. Además, si ya dispones de la instalación, será necesario revisar que no exista ninguna fuga que nos haga perder agua. Conoce los diferentes sistemas de riego, y elige el que mejor te convenga.

ahorrar agua

Ajusta los aspersores 

Es posible que alguno de los aspersores esté perdiendo agua o moje más allá del césped de nuestro jardín. ¡No lo dejes pasar! Merece la pena orientarlos correctamente. Así, evitaremos que alguna esquina del jardín amarillee, así como alguna mojadura que nos salpique de camino al jardín.

Riega durante las horas más frescas 

Intenta no regar en las horas de más sol. El astro rey es el protagonista del verano, pero no tiene por qué estar presente cuando riegues tu jardín. Aprovecha los amaneceres y atardeceres, ya que en esas horas el suelo estará menos caliente y evitaremos la evaporación de nuestro riego. Además, evitaremos que se produzca el “efecto lupa”, es decir, que la luz pase a través de las gotas generando calor, pudiendo quemar las hojas.

Conoce tu suelo y mejóralo 

El tiempo de suelo afecta al riego. Por ejemplo, en suelos arenosos, el agua se cuela rápidamente y debemos regar más frecuentemente y abundantemente. Por su parte, en suelos arcillosos, el agua se infiltra más lentamente, así que el riego puede ser menor y más espaciado. Un truco puede ser incorporar un abono que ayude a retener el agua y repeler la luz. El compost denso y oscuro es un buen aliado por los beneficios adicionales que aporta.

¡Esperamos que te hayan gustado estos consejos, y sobre todo que los pongas en práctica!

Etiquetas