Pintura en las paredes: limpieza decorativa para tu hogar

Pintar las paredes para renovar el ambiente

Si te dieran a elegir cuál escogerías ¿una habitación pintada de gris o una pintada de blanco? Posiblemente tu respuesta sea la segunda opción. ¿Por qué? Aunque no lo parezca, la pintura de nuestras estancias tiene una enorme importancia a la hora de crear un ambiente más o menos agradable.

Escoger entre unas tonalidades u otras servirán para dar más o menos luminosidad a una habitación, agrandarla o empequeñecerla e incluso convertirla en un espacio de relax o de más movimiento. Esto ocurre tanto con paredes como con techos.

Es sabido que el blanco da luminosidad al ambiente y crea el efecto óptico de más amplitud para habitaciones pequeñas frente a colores oscuros. Así mismo, los expertos aconsejan no pintar los cuartos de dormir con colores estridentes porque no ayudan a la relajación de la persona. Así pues, para habitaciones de descanso se deben de utilizar colores más fríos como el añil o el verde pálido.

No obstante, pintar nuestro hogar no sólo se hace necesario por cuestiones relacionadas con la decoración. Pintar es sinónimo muchas veces de limpieza. Un piso nuevo cuenta con unas paredes y techos recién pintados. Y es que aunque muchas veces pase desapercibido, las paredes y techos también acogen día a día el polvo y la suciedad del ambiente. Pasar una capa de pintura se convierte pues en una apuesta higiénica para tu hogar.

Un color para cada estancia, con esto podremos renovar el ambiente de la casa.

Aquí te proponemos una serie de consejos a la hora de decantarte por un color u otro para tu habitación:

Dormitorios: escoger tonalidades neutras como el añil o verde pálido que ayuden a la relajación. En habitaciones de niños los colores más utilizados suelen ser los pastel como el rosa o el azul.

Baños: deben de ser colores que también propicien la relajación pero que combinen bien con el agua. Turquesas, azules y verdes son los más comunes. Aunque todo dependerá de la decoración elegida.

Cocina: Los tonos anaranjados y amarillos suelen ser los más utilizados.

Salón: Es el que más propuestas admite a la hora de pintarlo. Depende absolutamente del estilo decorativo que queramos infundar al hogar: rústico, moderno, romántico…  Para estilo rústico nos decantaremos por colores cálidos y naturales. Para hogares de carácter urbano, los tonos elegidos deben ser más fríos. Finalmente, los que elijan vivir en un cuento de hadas con un estilo romántico sus colores son los pastel, los más delicados, suaves y luminosos. Así mismo, los colores vivos y frescos darán un ambiente juvenil y dinámico a tu casa.

Recibidor: también es el que suele permitir tonalidades más distintas. No obstante, se aconseja que vaya acorde al ambiente que quieras darle al hogar. Colores fuertes para cuando quieres que los invitados entren con energía. Colores más suaves para crear un ambiente relajado.

Si estás pensando en alquilar o vender tu vivienda, si acabas de comprarte un piso de segunda mano, si tu comunidad de vecinos cuenta con unas manchas en las paredes que requieren de una mano de pintura o si simplemente quieres renovar el ambiente de tu hogar, no lo dudes, Assista Home te ofrece el mejor asesoramiento al menor tiempo y coste.

Nuestro equipo de expertos te aconsejará acerca de las tonalidades a utilizar y el tipo de pintura a escoger en cada caso, adaptándose a tus necesidades y al tipo de pared que dispongas. Gotelé, pintura lisa, estucado… ¡todo es posible! Incluso, el reinvento de moda: el empapelado.

¡Decora y limpia tus estancias de un brochazo! Llama al 900 100 045 o consulta presupuesto gratuito online.