Reformar cocina: integra la cocina en el salón

reformar cocina

Si has llegado hasta aquí posiblemente se deba a que estás pensando en reformar la cocina. Lo cierto es que las cocinas pequeñas y con una mala distribución pueden convertirse en un gran quebradero de cabeza.

La cocina es un lugar estructural de la casa en el que tenemos que sentirnos a gusto, y lo suficientemente libres para movernos con soltura y ligereza a la hora de cocinar y elaborar comidas.

Si te faltan metros en la cocina, espacio o luz, has tomado una buena decisión al plantearte al menos, la posibilidad de reformar la cocina. Si por el contrario, tienes dudas sobre si reformar tu cocina o no, te planteamos un ejercicio que te ayudará a comprobar cuán ergonómica es tu cocina.

Reformar cocina: antes de lanzarte a una reforma responde las siguientes preguntas


  1. ¿Cuenta tu cocina con la luminosidad adecuada o siempre necesitas dar una luz para estar cómodo?  
  2. ¿Tienes la capacidad de almacenaje necesaria para guardar condimentos y menaje de cocina?
  3. ¿Encuentras la distribución cómoda?  ¿facilita tu movilidad por la estancia?

Si dos de las respuestas a estas preguntas son negativas, te recomendamos que te atrevas con una reforma pequeña, de presupuesto económico y que no generará muchas molestias. La reforma de cocina en la que estamos pensando es la integración de la cocina en el salón. Juntando estas dos estancias (que suelen ser las más frecuentadas por la familia) estaremos optimizando el espacio, mejorando las condiciones lumínicas y multiplicando los metros cuadrados.

Reformar cocina para integrarla en salón


Al contrario de lo que pueda parecer, integrar la cocina en el salón no es una obra de gran envergadura siempre y cuando, las estancias estén conjuntas. En caso de que el salón y la cocina se encuentren en extremos separados de la casa, nos veríamos obligados a cambiar de ubicación la cocina para poder llevar a cabo esta reforma.

Lo primero que haremos para unir estos dos espacios será tirar los tabiques que los separan. Una vez hecho esto, podrás apreciar la ganancia en amplitud y luminosidad. Ya unidas ambas estancias, el siguiente paso es delimitar las zonas de “cocina” y “comedor” con la colocación de una isla o barra a modo de “frontera” para crear una barrera visual que separe los diferentes ambientes. Ahora la barra o isla actuará como tabique divisorio marcando y delimitando las diferentes áreas. Para ayudar a la delimitación de los espacios, puedes servirte también del suelo por sectores en lugar de un suelo unificado.

Si quieres información sobre el precio que supondría realizar estas reformas en tu cocina, puedes contactar con nosotros y solicitarnos un presupuesto gratuito y sin compromiso. 

Pide presupuesto gratis para reformar una cocina